La onda expansiva de nuestra mente no tiene fin. Cuando el caldo de cultivo es fértil […]