El presente microrrelato en prosa poética, está escrito basado en la imagen que lo encabeza. Con este microrrelato participo en un concurso de la comunidad de Facebook TERRITORIO DE ESCRITORES: JUEGOS LITERARIOS.

EL JUEGO DE LA IMAGEN

El transcurrir de los años atenazaba sus pasos, su alma era tan pesada como sus pies cansados. Las tristezas de su adentro tan poderosas que avanzaban sin sentirlo, sin ser consciente de ello. Las pérdidas y añoranzas le sumieron en un duelo, su mundo se vio dañado, mutilado en lo más hondo del sentimiento.

Cada día ordenaba en su corazón los recuerdos, de cuando fueron felices, de días,meses, años, momentos. De experiencias, sensaciones, olores y recovecos, de colores, de sabores, de aprendizajes, de besos…

El sentido de la vida él estaba reviviendo, pero esa lluvia constante que humedecía sus sesos le impidió seguir viviendo, se lo negaba a sí mismo, el dolor fue tan intenso que perdió capacidades, el duelo le fue comiendo.

Su alma gemela no estaba, a su lado, en su cama, lloraba cada mañana al despertar y no hallarla. Y se ahogó en su propio llanto, se cansó de recordarla, de verla por las esquinas, de respirar esa nada.

Y así tomó su paraguas en una noche estrellada salió a caminar y quiso encontrarse con su amada, y de pronto se dio cuenta de que ya apuntaba el alba, y una luz que le cegaba le atrajo en el horizonte y sus pasos controlaba. Poco a poco se adentraba en aquella luz dorada y traspasando una línea, una línea imaginaria, así llegó a encontrarla.


Beatriz Barragán © 09.11.2014.

CREATIVE COMMONS

8 Responses

  1. Precioso relato, describes la tristeza del alma del protagonista de manera magistral. Casi es contagiosa! Me ha gustado mucho.

    Un abrazo.

Haz clic aquí para cancelar la respuesta.

Por favor acceder para comentar.