image

Al
pensar
en Navidad
no me puedo imaginar
que este año tocará, bajo un sol abrasador,
de estos días ¿disfrutar?
Lejos
de seres queridos,
amigos, hermanos, primos,
de mi madre, de mi hija,
de la tierra que me pare, porque sí,
la tierra pare, y nos hace ser de un modo.
Como
nos hace una madre,
a su imagen, porque todo
lo que vivimos y olemos, lo que mamamos
y oímos, el banco donde estudiamos,
las calles
que caminamos,
los dolores que sentimos,
los afectos que añoramos, nos hacen
sentir tan lejos, que ni un lejano reflejo
de la Navidad que fuimos, somos en este momento.
La Navidad,
¿en verano?, es
como un extraño invento
para esta “gallega” urbana
que vino a parar volando
a Santiago del Estero.

 

Beatriz Barragán © 04.12.2014.

CREATIVE COMMONS

7 Responses

  1. Comparto tu sentimiento que por cierto, preciosa la forma de exponerlo y describirlo. Me ha calado tu poema. Un abrazote fortísimo Bea que sé lo que sientes esta Navidad. Un besote también enorme

Por favor acceder para comentar.