Si las duras realidades

cuesta arriba son peldaños,

nunca olvides que los años

también son felicidades.

Vive acorde a las verdades

de quien se mira en tus ojos,

dejando atrás los enojos,

los tropiezos, las caricias.

Nuevas vidas son delicias,

no les pongamos cerrojos.

          – – – – – – – – –

No les pongamos cerrojos

pues nos traerán alegrías,

juntas las tuyas y mías

mirándonos a los ojos.

Olvidemos los despojos

de las penas anteriores,

no existirán los dolores

disfrutando del presente.    

Despacito, frente a frente,

riéndonos, sin temores.

Beatriz Barragán © 10.12.2016


No responses yet

Por favor acceder para comentar.