Ella sufre de la ausencia de sus manos, sus caricias, de esas mañanas tan tibias bajo […]
No hay pasos o decisiones erróneas, sino resultados inesperados.