Si las duras realidades cuesta arriba son peldaños, nunca olvides que los años también son felicidades.